Empresas españolas, más responsables con su entorno

El Gobierno de España ha puesto en marcha una nueva reforma para hacer frente al impacto medioambiental que generan las empresas del país. Entre las medidas propuestas, destaca la obligación de las compañías que coticen en Bolsa de detallar en informes anuales de qué manera su actividad afecta al cambio climático y cómo gestionan este impacto.

Ya no se trata solo de las grandes energéticas que hasta la fecha seguían este reglamento. A partir de ahora, todas las empresas que coticen en Bolsa (como, por ejemplo, las empresas de alimentación, las aseguradoras o incluso los propios bancos), deberán asumir esta obligación.

Además, en esta memoria deberán dejar patente cuál es la huella de carbono que ha generado su actividad y el plan apropiado para disminuirla, así como el coste y el riesgo que tendrá este proceso hacia una economía más limpia.  

El contenido final de la reforma se desarrollará en el reglamento de la Ley de transición energética y se fijará un límite de dos años desde la aprobación del decreto.

España apuesta así por cambios que favorecen no solo al país sino a todo el planeta obligando a todas las empresas que cotizan en Bolsa a ser conscientes de los daños que ocasionan y poner en marcha medidas para reducir las emisiones de CO2 y frenar el deterioro de nuestro entorno.

Fuente: Expansión y El Español


Ir arriba