¿Por qué escoger el micromecenazgo para financiarse?

El crowdfunding es un sistema de financiación, relativamente reciente en España, que ha permitido sacar adelante proyectos que en muchas ocasiones no habrían conseguido financiación por las vías tradicionales. Financiación colectiva o participativa (micromecenazgo) es su traducción al español, es decir, multitud de pequeñas inversiones gracias a las cuales una empresa, un emprendedor o cualquier persona que tenga una idea recibe fondos para su proyecto.


Se trata una forma “alternativa” de financiación e intercambio que ha posibilitado, gracias a Internet, la unión entre aquellos que buscan dinero para hacer realidad su proyecto con personas que quieren invertir, prestar, comprar o donar. Si eres emprendedor y estás buscando financiación, en este artículo te presentamos algunas ventajas que tiene el micromecenazgo con respecto a los cauces convencionales.

  1. El micromecenazgo puede funcionar como prueba de mercado, puesto que, al lanzar el proyecto, se puede testear un producto y ver su mercado potencial. Esto es una ventaja muy importante para aquellos emprendedores que están desarrollando prototipos o para los que quieren saber si habrá gente interesada en el producto o idea sobre la que está trabajando. Con todo, permite reducir el riesgo de la inversión.
  2. Además, proporciona métodos de financiación adaptados a una amplia variedad de proyectos y emprendimientos. Los propios emprendedores (promotores) eligen el objetivo de financiación que quieren alcanzar y las estrategias para llegar hasta él y desarrollar su proyecto, sin limitaciones de financiación en este sentido.
  3. Es una herramienta de marketing potente. Explota las ventajas de las redes sociales, las pre-ventas, las investigaciones de mercados y productos, el boca a boca para llegar a un número creciente de potenciales financiadores en poco tiempo.
  4. Y también es una fórmula atractiva para inversores. Va más allá de la rentabilidad o el beneficio e incluso de la adquisición de un producto. El crowdfunding crea un vínculo sentimental o emocional con el proyecto con el que quieres participar, lo que establece un canal de identificación que a día de hoy tiene más valor que otros parámetros de negocio.
  5. La financiación participativa fomenta una relación distinta entre promotores y financiadores. En muchos casos los financiadores no se limitan a aportar capital, sino que de forma más proactiva se involucran en el proyecto aportando ideas y experiencias que mejoran la calidad y el atractivo de este. Se convierten en difusores y comunicadores del proyecto y por supuesto en consumidores del mismo.

Por todo ello, el crowdfunding resulta un método de financiación ideal para aquellos emprendedores que tienen una idea, pero aún no resultan suficientemente atractivos para grandes inversores. Si quieres saber más sobre esta nueva fórmula, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

Ir arriba