Reciclar residuos orgánicos en la ciudad

El Ayuntamiento de València ha puesto en marcha la instalación de los contenedores marrones para reciclar los residuos orgánicos que se generan cada día en la ciudad. Tras realizar una prueba piloto en barrios como Campanar, San Marcelino y Benimaclet durante el año pasado, se ha procedido a la segunda fase de este proyecto con la instalación de 1.370 contenedores en Olivereta, Patraix, Jesús, Zaidía, Rascanya, Benicalap, Benimàmet y Quatre Carreres y reforzar su presencia en Campanar. Así, el consistorio espera llegar al 50% de la ciudad y habituar a casi 400.000 vecinos en una nueva distribución de la basura en los hogares.

                                                                                                                   

En los contenedores marrones, instalados junto a los contenedores de reciclaje, se podrá depositar restos de comida, tanto de marisco como de carne, pieles y cortezas de fruta, papel de cocina usado, con aceite o cualquier tipo de grasa, y restos de café excepto los que estén las cápsulas de aluminio. También aceptará bolsitas de infusiones, restos de plantas, serrín y tapones de corchos. Todos estos restos biodegradables, que se recopilarán tres veces por semana, servirán para fabricar abono agrícola tras su tratamiento.

El propósito de esta campaña, que lleva el nombre ‘N’erem pocs i arribà el marró!”, es implantar la recogida selectiva de residuos orgánicos, mandato de la Unión Europea de obligado cumplimiento antes del año 2020, y reducir un 50% los desperdicios que acaban cada día en vertederos. Al mismo tiempo, el Ayuntamiento busca con la venta del compost disminuir las tasas que se pagan por la recogida y el tratamiento de la basura.

Ir arriba