La ONU insta a reducir el consumo de carne para luchar contra el cambio climático

El cambio climático es un problema a escala global. Por ello, para hacerle frente, se necesitan medidas aplicables en esta misma escala (mundial) y que, sin duda, implican revertir tendencias instauradas en el planeta, sobre todo en lo que respecta al uso global de la tierra, la agricultura y la dieta humana.


El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de ONU se posiciona en esta línea: los expertos instan a un cambio en la dieta mundial, aumentando el consumo de alimentos de origen vegetal y reduciendo el consumo de carne de ganado criado en bosques y, en concreto, de vaca, que emiten grandes cantidades de metano a la atmosfera. Para 2050, si se producen estos cambios en los hábitos de consumo se podrían liberar millones de kilómetros cuadrados de tierra y reducir las emisiones mundiales de CO2 hasta en ocho mil millones de toneladas al año, según explican los científicos.

El pasado año las emisiones alcanzaron un máximo histórico de más de 37.000 millones de toneladas. Si se quiere limitar el calentamiento global a 1,5 ºC, se requieren este tipo de acciones drásticas sin más demora.

Ir arriba