¿Playas de primera?

España es, un año más, el primer país con mayor número de banderas azules en playas, un sello distintivo que acredita el buen estado de conservación y calidad de los servicios que se prestan en playas y puertos. Este año, el país ha recibido 696 banderas azules. De estas 590 son playas, 101 puertos deportivos y cinco embarcaciones turísticas sostenibles, según ha dado a conocer la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor.


Las banderas azules es un galardón que otorga, desde 1987, la Fundación Europea de Educación Ambiental y que valora distintas condiciones ambientales e instalaciones.  Algunos de estos criterios están relacionados con la protección o defensa del medioambiente: por ejemplo, se valora la calidad de las aguas de baño, analizando “la ausencia de vertidos industriales, de aguas residuales y de otro tipo de sustancias contaminantes o basuras, que pueden afectar o la playa o a su entorno”.


En contraposición con estos datos, Ecologistas en Acción realiza un informe anual sobre los casos más paradigmáticos de deterioro ambiental del litoral español, que se denominan “banderas negras”. De los casi 8.000 km de costa del litoral español, este pasado año se señalaron 48 banderas negras en total. Por comunidades autónomas, Andalucía acumulaba más banderas negras (12 en total), seguida por la Comunitat Valenciana, Galicia y Cataluña. La ONG denunciaba este mismo año algunos problemas que habían detectado por todo el litoral y que afectaban al ecosistema marino: erosión costera, como la playa de Moraira (Alicante); mala o inexistente depuración de aguas residuales, como el caso de Gijón (Asturias); acumulación de basuras de manera continuada, como en la playa de Aiguadoliva-Surrach (Castellón); especulación urbanística, como el hotel ilegal del Algarrobico (Almería); o despropósitos portuarios, como la ampliación del puerto de Melilla. Pese a las condecoraciones, debemos seguir luchando por unas playas de primera.

 

Ir arriba