Orba y el reciclaje a domicilio

Reciclar no debería ser una opción. Así lo cree la Unión Europea, que ha fijado 2020 como fecha máxima para que todas las ciudades reciclen al menos un 50% sus desechos. Y Orba, un municipio situado al noroeste de Alicante, ha decidido adelantarse y empezar a aplicar medidas reales para que esto sea posible cambiando la forma de gestionar sus residuos urbanos: en febrero, quitaron los contenedores de basura e implementaron la recogida de residuos urbanos puerta a puerta.

Los resultados han sido extremadamente satisfactorios, en especial para la protección de nuestro entorno más próximo. El índice de reciclaje de este municipio ha pasado, en poco más de un año, de un 17% a un 82% en abril, según los datos del consistorio municipal, lo que se traduce en casi en 10.220 kilos de vidrio, 5.600 kilos de papel y cartón y 7.820 kilos de envases recogidos hasta el momento.

Cada unidad familiar dispone de un kit de reciclaje y de un calendario en el que se detallan los días de recogida. Si los residuos no están correctamente separados, gracias a un chip que permite hacer un seguimiento del comportamiento del conjunto de sistema, se queda sin recoger y un educador medioambiental se pone en contacto con el usuario para aclarar posibles dudas en torno a qué y cómo reciclar.

Con este ejemplo, Orba demuestra que sí es posible conseguir unos mayores índices de reciclaje con un sencillo gesto que facilita la vida a la ciudadanía y fomenta un entorno más sostenible. Eso sí: depende la voluntad política y ciudadana. Todos tenemos que colaborar para frenar el cambio climático. 

Ir arriba