Más educación, menos plásticos



Hacer visible la ingente cantidad de plásticos que se vierten en las costas del mar mediterráneo. Con este objetivo como meta, BIOagradables, el colectivo valenciano que se dedica a la limpieza de playas desde hace más de cinco años, aboga por la educación medioambiental como forma de reducir las 584 toneladas de residuos que se han recogido en las 16 playas de la provincia de Valencia este pasado año. Para inculcar esta actitud de respeto, los voluntarios medioambientales han puesto en marcha PlasticFriendly en lateuaterra.com, una campaña de micromecenazgo que busca crear el primer taller de reciclaje de plásticos extraídos del mar.



En menos de cinco años, se han duplicado las toneladas de residuos recogidos en la provincia de Valencia. Según los últimos informes de la Diputación, más de 220 toneladas de residuos se encontraron en 16 playas de la provincia de Valencia en 2013. En 2017, la cifra ascendió más de 584 toneladas. En concreto, 143 toneladas de residuos se recogieron en las playas del norte de la provincia (Puçol, El Puig, Massamagrell, Massalfassar, Foios y Meliana) y 441 en las playas del sur (Mareny de Barraquetes, Tavernes de la Valldigna, Gandia, Daimús, Guardamar de la Safor, Bellreguard, Miramar y Piles). “Estas cifras revelan que, pese a las campañas de concienciación para mantener las playas limpias, necesitamos una mayor educación medioambiental”, asegura Emilio Beladiez, cofundador de BIOagradables y promotor del proyecto PlasticFriendly. 

En este contexto, BIOagradables ha decidido poner en marcha PlasticFriendly, una iniciativa que, por medio de la financiación colectiva, busca crear un taller que involucre a los más jóvenes en el reciclaje de plásticos extraídos del mar y, en última instancia, inculque actitud de respeto hacia nuestro entorno. “En las actividades con niños que hemos realizado, hemos visto que, viviendo una recogida de basuras en un entorno atractivo, limpiando los residuos y tratándolos, se dan cuenta de cuántos plásticos hay en nuestras costas y cómo afecta nuestro estilo de vida al entorno más próximo”, se explica Fernando Martínez, otro de los miembros de BIOagradables.


Las consecuencias de nuestro estilo de vida

La gran parte de productos plásticos solo tienen un uso, lo que genera una ingente cantidad de desechos que no se reutilizan. “A este problema, se suma una mala gestión de los residuos, que acaban en los sedimentos de todos los océanos. Como ejemplo, en nuestras depuradoras se cuelan los bastoncillos, como podemos comprobar en cada limpieza en las que recogemos una media de 1.400 bastoncillos”, explica Javier González, uno de los promotores del proyecto PlasticFriendly. 


Por otro lado, la erosión del ambiente y el efecto de la luz hace que cada plástico se parta en trozos pequeños que pueden llegar a medir menos de 5 mm de tamaño. Estos microplásticos, en especial las sustancias tóxicas que desprenden afectan al ecosistema marino, pero también pueden tener consecuencias negativas sobre la salud de las personas. El último estudio del departamento de Ingeniería Química la Universidad de Alicante reveló que cada kilo de sal de la Comunitat Valenciana contiene une media de 90 micropartículas de material plástico.

Cómo funciona el crowdfunding

BIOagradables dispone de 14 días para conseguir 1.600 euros, la financiación fijada para su proyecto. Durante este tiempo, la iniciativa estará activa en lateuaterra.com, la primera plataforma valenciana de micromecenazgo especializada y dedicada a proyectos que cuiden, respeten y mejoren el medioambiente en la Comunidad Valenciana.


Ir arriba