España, territorio de la biodiversidad

El último barómetro de la red Natura 2000 realizado por la Unión Europa (con datos correspondientes a 2015) revela que España aporta un total de 222.143 kilómetros cuadrados a una red que suma más de un millón de kilómetros cuadrados en 28 países.

Los datos consolidan a España como el país con una mayor y más variada biodiversidad de Europa y la propia Unión Europa ha subrayado en un estudio reciente la salud y los beneficios sociales que se derivan de esa biodiversidad y de la protección de los recursos naturales.

Entre los beneficios para la salud destacan la mejora de la calidad del aire, de las condiciones climáticas y de las emisiones sonoras. El “barómetro” de la Red Natura 2000 pone el foco sobre el importante aumento de la superficie marina protegida en España, que ha pasado del 1% al 8%, con 84.386 kilómetros cuadrados de superficie marina incluida en esta Red, junto a los 137.757 kilómetros de superficie terrestre amparada por una red que se diseñó para asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y de los hábitat más valiosos del continente europeo.

Luces y sombras, porque a pesar de las cifras y de encabezar ese ránking, la Comisión Europea advirtió a España de la deficiente gestión que está haciendo de los espacios incluidos en Natura 2000 y criticó el retraso en la aprobación de los correspondientes planes para cada uno de esos lugares.

Para la UE, la red Natura 2000 es el principal instrumento de conservación de la biodiversidad y los estudios realizados promovidos por las instituciones europeas han corroborado los beneficios que esa biodiversidad tiene para la salud. Entre los beneficios sociales destaca un mayor compromiso social.


Ir arriba