Decoran y cuidan nuestro entorno

Las pinturas naturales no contienen disolventes orgánicos volátiles tóxicos y su composición es a base de aceites vegetales, sobre todo de lino, resinas naturales, caseína o de derivados cítricos y silicatos cuando son para exteriores. A su vez los pigmentos no contienen metales pesados y se han extraído de tierras, óxidos de metales y otros productos de origen mineral o vegetal. Las pinturas naturales aptas para aplicar en espacios donde vivan incluso personas con problemas de sensibilidad a las pinturas convencionales ya que no contienen o tienen un bajo contenido en compuestos orgánicos volátiles (COVs o VOCs).

Un dato importante es que las pinturas naturales no crean una capa impermeable sobre el yeso o el cemento sino que dejan respirar los revoques del muros. Al no contener productos tóxicos su aplicación es segura para el operario o la persona que pinta o barniza. También existen productos que son lavables pensados especialmente para baños y cocinas.

El componente más importante y determinante para la calidad de una pintura, es el ligante. Los ligantes minerales reaccionan químicamente con el soporte. Aglutinan los distintos ingredientes entre sí y sobre todo asegura la adherencia de la pintura al soporte. Se distingue entre ligantes inorgánicos (minerales) y orgánicos. El ligante mineral más duradero en pinturas es el silicato potásico, pero también se usa la cal, la arcilla, y proteínas de la leche (caseína).

Los ligantes orgánicos, como resinas sintéticas en dispersión o emulsiones siliconadas, se basan en la química de los hidrocarburos (petroquímica). Los ligantes orgánicos naturales están compuestos por aceite de lino, de girasol, de ricino, de safrol, de almidón de patata y agua entre otros. En definitiva, son pinturas sin disolventes orgánicos (COVs o VOCs) y químicamente neutras con tintes sin metales pesados. Estos ingredientes se diluyen con agua o, a veces con aceites esenciales de cítricos o de pino (trementina).

Para mejorar el espesor y dotarlas de mayor consistencia se añaden  cargas inorgánicas, tales como tiza o polvo de mármol. Por último, los colores se desarrollan utilizando pigmentos minerales extraídos de tierras de colores, ocres, óxidos metálicos, arcillas, azul ultramar etc.

Que no contengan producto químico de síntesis alguno depende de la marca. Algunas pinturas naturales certifican que el 100% de sus  ingredientes son  naturales, otras llegan al 95 o 98 % pues por razones de comodidad (más alcance de colocación, secado más rápido, más estable en el tiempo) contienen una mínima parte de aditivos químicos. Lo que caractriza a una pintura natural es que el tiempo de secado es mayor, entre 6 y 12 horas mínimo.

No se debe confundir pinturas "ecológicas" con pinturas "naturales". Las pinturas "ecológicas"  que contienen pequeñas cantidades de compuestos orgánicos volátiles (VOC), pero no acreditan que sus componentes son de origen natural, ya que están en fase de acrílico. Las pinturas etiquetadas como ecológicas habitualmente responden al estandard de la ecoetiqueta europea (Ecolabel) y son las que encontramos en los establecimientos convencionales. En cambio las pinturas "naturales" sin productos químicos de síntesis están certificadas por el propio fabricante y no se encuentran en las tiendas de pintura convencional.

El término "natural" sólo lo pueden  utilizar aquellas pinturas cuyos  ingredientes  al menos en un 95% son naturales. Esto es lo que explicita el reglamento. Algunas grandes marcas juegan con la confusión entre "ecológica" y "natural". La distinción "No VOC" se permite siempre que el contenido de VOC sea inferior a 5 g /l. La ecolabel para pinturas ecológicas autoriza hasta 30 g/l. El máximo de emisión de compuestos orgánicos volátiles en la pintura se produce durante los 3 primeros días después de su aplicación.

En algunos casos, las pinturas naturales son algo más caras, aunque no mucho más del 15 % respecto a las convencionales. En la mayoría de los casos la pintura natural es blanca y luego hay que teñirlas con el colorante natural que vayamos a elegir. Esta opción es mucho más sensata que comercializar directamente un color concreto. Además, precisamente, por su composición, las pinturas naturales tienen la ventaja que son más resistentes y tienen una mayor durabilidad lo que compensa el incremento de precio.

Ir arriba