Calentamiento global y deshielo

El cambio climático se manifiesta de múltiples formas. Una de ellas, y de las más inquietantes para España, es el ascenso del nivel del mar provocado por el deshielo de Groenlandia y la Antártida. Según un estudio publicado por la revista Geophysical Research Letters, el deterrimiento en el oeste de Groenlandia está en los niveles más altos en, al menos, 450 años. En esta misma línea, la Antártida ha perdido entre 2002 y 2016 unas 125 gigatoneladas de hielo por año, es decir, unas 125.000 millones de toneladas anuales según la NASA.




Si las emisiones de dióxido de carbono continúan igual o sin disminuir en los próximos años, el nivel del mar podría aumentar hasta tres metros, según las predicciones más catastróficas, para 2100. Indudablemente, este incremento alteraría, en primera instancia, el orden natural del ecosistema marino. En el caso del deterrimiento de la Antártida, una zona que concentra el 62% de las reservas de agua dulce del planeta, significaría la desalinización de los océanos y mares del planeta, con consecuencias nefastas para especies marinas, como por ejemplo, las tortugas: el último estudio de la Universidad de California señala que está subida afectaría al 90% de las especies de tortugas costeras de agua dulce.



Este aumento también repercutirá sobre nuestro ritmo de vida. Desde que se advirtió del calentamiento global del planeta, han salido numerosos estudios que vaticinan inundaciones en ciudades de todo el mundo. Más de 275 millones de personas tendrían que desplazarse por las inundaciones, sobre todo los residentes en las grandes metrópolis del sureste asiático y a las costas superpobladas de Australia y Norteamérica. También España sufriría las consecuencias de este deshielo: Galicia, Cantabria, San Sebastián, València, Marbella, Cádiz, Canarias, Barcelona, el delta del Ebro… son algunas de las zonas más afectadas por el aumento de los niveles del mar.



¿Qué podemos hacer para evitar esta catástrofe? Es verdad que gran parte de la responsabilidad es de los gobiernos, que necesitan implementar medidas a escala mundial para detener esta tendencia global. Pero, uno a uno, con pequeñas acciones diarias, podemos combatir contra el calentamiento global. Porque la suma de todos puede proteger, mejorar o preservar nuestra tierra. Y tú, ¿Qué crees que puedes hacer?

Ir arriba